¿Cómo es el sexo para adultos mayores?

adultos mayores besándose

Los viejitos rabo verde, como se les conoce, es un término para que te des una idea de cómo ve la sociedad a los hombres mayores que buscan sexo. Es ilustrativo de la molestia de nuestra sociedad orientada a los jóvenes, sobre las tendencias sexuales de los viejos. Pregunta a cualquier veinteañero si piensan que su abuelo es sexualmente activo y te encontrarás con una muestra de disgusto.

Verás, el sexo es principalmente asociado con la reproducción, es para jóvenes atractivos y poderosos. Muchos jóvenes de clase media no quieren enfrentar la inevitable edad de la vejez. Hay una amplia creencia de que los viejos deberían evitar el sexo y las conversaciones de corte sexual, lo que lleva a más confusiones. Muchas personas especialmente la generación joven piensa que los viejos no tienen sexo, dejen que sea así. Bien, prepárate para descubrir por qué esto está muy lejos de la verdad.

NO ESTRICTAMENTE RELACIÓN SEXUAL

El sexo puede mejorar con la edad si solo la gente pudiera aceptar los cambios en su cuerpo. Envejecer no es morir y el sexo podría ser el comienzo de una nueva aventura. Una de las barreras más importantes para tener sexo más allá de los 65 años es la falta de aceptación de que el sexo es solo la interacción física.

El sexo no es solo la penetración; es algo que te da placer sexual, excitación y sensaciones sexuales. Una erección puede no ser sostenible a los 65 años, de la misma manera que la vagina no esté cómoda con una interacción sexual muy larga. Sin embargo, los viejos pueden tener placer con sexo oral y tocamientos. De hecho, lo que has estado haciendo toda tu vida como juego previo que lleva al evento principal; ahora piensa en esto como todo el sexo, y sabrás cómo sobrellevan el sexo los ancianos después de los 65.

MANTENERSE SALUDABLE ES LA CLAVE

La actividad sexual entre adultos mayores no está exenta de barreras, por supuesto.  Una combinación de libido baja, retos físicos y disfunción eréctil puede intervenir, pero hay un remedio, dieta.  Para una penetración, necesitas que la sangre corra y llene los órganos sexuales de ambas partes.

El secreto yace en cultivar buenos hábitos alimenticios porque entre más saludables estén las arterias, mejor podrás llevar sangre a los órganos necesarios. Comer pocas grasas y alimentos nutritivos permite que las células se relajen y que la sangre fluya a todas las partes preciadas.

LA INTIMIDAD NO TIENE EDAD

Todos sabemos que la necesidad de intimidad no tiene edad. Los estudios han demostrado que el sexo puede disfrutarse por todos los géneros el mayor tiempo posible.  Garantizado, el sexo a los 70 u 80 no es similar al de los 20 o 30, pero puede ser incluso mejor en muchas maneras.  Como adulto mayor, eres más sabio, y ahora sabes lo que funciona y lo que no. 

Verás, la gente mayor tiene más confiana en sí misma, son más conscientes de sí mismos, y generalmente, desde perspectivas irreales de la juventud. Agrega que no tienen ya hijos ni tanto trabajo y verás porque los adultos mayores tienen más tiempo para relajarse y disfrutarse sin distracciones.

Esto significa que tu relación toma mayor significación y todos sabemos que el sexo es una forma esencial de conectar. El sexo quema grasa, causa que el cerebro libere endorfinas y pueda, drásticamente, reducir la ansiedad, lo que es una opción atractiva para los ancianos.

BENEFICIOS DE EXPERIENCIA

Como ya se mencionó antes, el sexo como adulto mayor nunca es el mismo como fue en la juventud, pero no es para pensar que es algo malo. De hecho, puede ser más disfrutable. Mientras envejeces, comenzarás a disfrutar los beneficios de la experiencia.

Para comenzar, la confianza e independencia de la vejez siempre es atractiva para tu pareja. En segundo lugar, te sentirás mejor con tu cuerpo a los 62 que a los 22. Sabes lo que te gusta y excita y la experiencia de pareja, así como la de autosatisfacción puede hacer la vida sexual más excitante.

Lo mejor está por venir. Mientras envejeces, te encontrarás dejando expectativas sobre tu vida sexual. Pero si disfrutas de una vida sexual activa en tu juventud, no hay razón para cambiar siendo mayor, a menos que quieras.